Psicologia

4 consejos que te ayudarán a abrir tu mente

Por  | 

Si te sientes estancado o quieres ser más interesante, quizás debas abrir tu mente a nuevas experiencias y nuevas ideas. Aprende aquí cómo hacer eso y luego crea un plan para ponerlo en acción:

1 Habla con un partido neutral

A veces, estar abierto a algo nuevo solo requiere hablar sobre la situación con otra persona. Puedes intentar un enfoque utilizado en el asesoramiento llamado Entrevista Motivacional, en el que hablas acerca de tus preocupaciones o luchas con una nueva idea a alguien que simplemente escucha y repite lo que escucha. El proceso te ayuda a escuchar tus propias razones para la resistencia, ganando algo de objetividad sobre la situación.

Se ha demostrado que es eficaz para ayudar a las personas a tomar decisiones difíciles y resolver la ambivalencia, usando habilidades simples de escucha que se pueden enseñar y practicar fácilmente.

2 Aleja los pensamientos negativos

A veces, escuchar una nueva idea te lleva a conclusiones negativas, como “¡Esto nunca funcionará!”. Las predicciones negativas tienden a convertirse en profecías que cumples tú mismo. Y los pensamientos exageradamente negativos te impiden tomar medidas positivas, como escribe Amy Morin en Psychology Today.

En cambio, entrena a tu cerebro para responder a pensamientos inútiles con declaraciones más realistas, reformulando la situación. Cuando piensas “Nadie me va a contratar”, recuerda: “Si sigo trabajando duro para buscar trabajo, aumentaré mis posibilidades de ser contratado”. O, cuando estás pensando: “Esto va a ser un desastre”, busca evidencia de que tus esfuerzos pueden ser un éxito.

Luego, reescribe tu reacción usando una declaración más equilibrada. Por ejemplo, “Existe la posibilidad de que esto no funcione, pero también existe la posibilidad de que tenga éxito. Todo lo que puedo hacer es lo mejor que puedo”.

Aumentar tu autoestima puede ayudar mucho a alejar los pensamientos negativos de tu cabeza cada vez que acechen, así que lee estos libros para aumentar tu autoestima y ser más feliz.

3 Sal de tu zona de confort

Otra forma de ser más abierto es agregar más experiencias a tu esquema, sugiere Jeffrey Gardere, psicólogo y profesor de ciencias básicas en Touro College of Osteopathic Medicine en la ciudad de Nueva York.

“Sal de tu zona de confort”, dice. “Una vez a la semana escucha un género de música diferente, mira un nuevo tipo de película o prueba alimentos que nunca antes has probado. Cuando se trata de política, no mires o leas un punto de vista, como CNN o MSNBC versus Fox, o The New York Times versus The National Review. Míralos y léelos a ambos”.

Además, haz un esfuerzo para ampliar tu círculo, compartiendo el tiempo con amigos que son diversos racialmente, culturalmente, políticamente y en edad.

4 Practica meditación poderosa

Finalmente, incorpora el mindfulness en tu ritual diario, dice Deborah Norris, neurocientífica y autora de En la Onda: Pasión, Propósito y el Poder del Mindfulness.

“Las nociones preconcebidas se desarrollan como resultado de experiencias anteriores”, dice ella. “La meditación con mindfulness se está haciendo muy conocida por su capacidad para abrir nuestras mentes a nuevas ideas, mientras nos liberamos de las viejas que ya no nos sirven”.

La práctica consiste en centrarse en un único punto de enfoque, como la respiración, para disminuir el ritmo de la mente, y luego expandir gradualmente el enfoque para abarcar un espectro más amplio de información sensorial, dice Norris. “Los investigadores han descubierto que el cerebro en realidad comienza a funcionar de manera diferente como resultado de esta práctica”, dice ella.

“Los mecanismos específicos involucran una parte del cerebro llamada tálamo, también conocida como la puerta de entrada a la conciencia. El acto de sentarse en la curiosa conciencia de las sensaciones que surgen del cuerpo invita a las puertas talámicas a abrirse la conciencia, literalmente, abriendo la mente a un reino mayor de conciencia y posibilidad”.

Mientras que el tálamo es la puerta de entrada a la conciencia, la clave para abrirla requiere del hipotálamo. “El hipotálamo determina si las puertas talámicas pueden o no abrirse”, dice Norris.

“Durante los momentos estresantes, el hipotálamo envía mensajes al tálamo, indicándole que se cierre, estrechando así el foco y limitando lo que tiene acceso al cerebro. Esto es adaptativo durante los momentos estresantes, ya que nos permite enfocarnos específicamente en la tarea que nos ocupa, como luchar o huir para salvar nuestra vida”.

En tiempos de descanso, sin embargo, podemos entrenar al cerebro para desactivar el hipotálamo. “Las respiraciones profundas enfocadas que enfatizan la exhalación, también conocida como el suspiro de alivio, son conocidas por calmar la actividad hipotalámica y así desbloquear las puertas talámicas”, dice Norris.

Practicar la meditación de mindfulness en la que uno se sienta con una conciencia curiosa de la respiración, literalmente entrena el cerebro para ser más abierto de mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *