Nutricion

5 mitos populares sobre la nutricion

Por  | 

Con tanta información y consejos conflictivos rondando en internet, es fácil sentirse confundido. Pero romper los mitos y explicar la ciencia es importante para poder desentrañar lo verdaderamente nutricional y dejar atrás ciertas falacias.

Aquí están varios de los conceptos erróneos más comunes, y por qué puedes dejarlos ir para siempre.

MITO 1: Cuando comes comida chatarra, puedes quemarla

No es tan simple. La calidad de lo que comes importa mucho. Y el daño de la comida poco saludable simplemente no se puede deshacer con un entrenamiento duro. Un estudio de 2015, por ejemplo, encontró que los aditivos artificiales de los alimentos procesados ​​pueden aumentar el riesgo de una persona de desarrollar enfermedades autoinmunes.

Tratar de compensar las malas elecciones de dieta con el ejercicio es en realidad un doble golpe: la actividad física pone el estrés en el cuerpo y, sin una nutricion adecuada para recuperarse del desgaste, puede volverse más débil que fuerte. Una dieta equilibrada de alimentos integrales es importante para todos. Y si estás regularmente activo, es aún más importante, no menos.

MITO 2: Está bien comer tanta proteína como desees

La proteína que comes mantiene, sana y repara los tejidos del cuerpo, fabricados a partir de este elemento básico. Pero solo requieres tanta proteína como sea necesaria para llevar a cabo estas tareas. Cuando excedes la cantidad, la proteína sobrante puede ocasionar la pérdida de peso o causar un aumento de peso.

Para lograr un buen equilibrio, incluye algo de proteína en cada comida, pero no te vuelvas loco. Una buena regla general: si estás activo, apunta a medio gramo de proteína por libra de tu peso ideal. Entonces, si tu objetivo es 130 libras, no necesitas más de 65 gramos por día.

Puedes lograr esta cantidad con dos huevos en el desayuno (12 gramos), una taza de lentejas en el almuerzo (16 gramos), un cuarto de taza de almendras como refrigerio (6 gramos) y 6 onzas de salmón en la cena (33 gramos). El tiempo también importa. Para ayudar a tu cuerpo a aprovechar al máximo la proteína que comes, debes extender su consumo durante todo el día.

MITO 3: Comer después de hacer ejercicio cancela el entrenamiento

No, las calorías que consumes después del ejercicio no se envían de inmediato a tus células de grasa. De hecho, es importante comer después de una sesión de sudor.

Hacer ejercicio tiene un efecto en tu cuerpo y luego tu cuerpo está listo para la recuperación: comer una comida o refrigerio rico en nutrientes proporciona a tus células las materias primas necesarias para sanar y reparar.

Este proceso de recuperación es clave, porque no es solo el entrenamiento en sí, sino durante esta etapa se aumenta el metabolismo y mejora tu nivel de condición física.

Para obtener los mejores resultados, elije alimentos post ejercicio que te otorguen vitaminas, minerales, antioxidantes. Escoge proteínas magras y grasas saludables, como una ensalada cubierta con salmón o frijoles y aguacate; o un batido de proteína con verduras, fruta y mantequilla de almendras.

MITO 4: La fruta es tan mala como los dulces

Un estudio reciente de Harvard descubrió que evitar la fruta por completo no es necesario para controlar el peso. Los investigadores observaron a más de 130,000 adultos y descubrieron que aquellos que comían una ración diaria de fruta se deshacían de esa media libra adicional durante un período de cuatro años.

Si bien puede no parecer significativo, podría ayudar a compensar el aumento de peso relacionado con la edad.

La fruta también está repleta de importantes nutrientes, agua y fibra. Y su azúcar natural está menos concentrado que otros alimentos dulces. Por ejemplo, una taza de fresas enteras contiene alrededor de 7 gramos de azúcar, en comparación con alrededor de 17 gramos en una cucharada de miel y 21 gramos en ositos de goma.

Algunas investigaciones incluso muestran que, en comparación con las verduras, la fruta puede tener un efecto más poderoso sobre la reducción de peso. Esto se debe a que las frutas tienden a reemplazar golosinas con una mayor cantidad de calorías, mientras que las verduras tienden a ser complementos.

En pocas palabras: con tantos beneficios, definitivamente vale la pena incluir frutas en tu dieta diaria, siempre y cuando no exageres. Intenta al menos dos porciones al día, tal vez una con el desayuno y otra como refrigerio o postre.

MITO 5: Comer grasa te hace engordar

Comer las grasas adecuadas es en realidad una estrategia inteligente para perder peso. Las grasas saludables son increíblemente satisfactorias, ya que te mantienen lleno por más tiempo; la investigación muestra que las grasas a base de plantas como el aceite de oliva, el aguacate y las nueces aumentan las hormonas que suprimen el apetito.

También se ha demostrado que las grasas vegetales reducen la inflamación y aumentan el metabolismo, y pueden ser una fuente rica en antioxidantes.

(Fuente: https://nutricionsinmas.com/20-alimentos-para-bajar-de-peso-de-forma-saludable/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *