En forma

Cómo practicar ejercicio en familia

Por:   | 

Aunque tu vida sea caótica y el tiempo no alcance para hacer todo lo que necesitas, ser saludable es parte esencial de vivir una vida más feliz. En todo caso, no dejes que tus responsabilidades familiares se conviertan en una excusa para no hacer ejercicio, pues es hora de que todos en tu familia sigan una rutina de ejercicio.

Suena bien, ¿no? Pues no siempre es sencillo convencer a tus hijos y tu pareja de que tener una rutina de ejercicios los puede beneficiar, pero no es imposible. Si crees que el ejercicio no solo te viene bien a ti sino a tu familia, o si no quieres pasar tiempo sin ellos, tal vez sea hora de incluirlos en tus momentos de actividad física.

Estas son algunas formas de ejercitar en familia y que todos se sientan motivados:

Eventos divertidos: no todo tiene que ser una tarea o una responsabilidad más. Si quieres que tanto tus hijos como tu pareja se sientan atraídos a la idea de hacer más ejercicio, puede ser bueno que los empieces a incluir en actividades divertidas. Por ejemplo, una caminata por un nuevo lugar, o una excursión a escalar en pared, o hasta entrenar para un carrera de obstáculos. Si sabes que tus hijos tienen una inclinación específica hacía una actividad, procura encontrar un evento de actividad física que incluya este interés.

Demuéstrales a tus seres queridos los beneficios que ha tenido practicar ejercicio en tu vida: por un lado, es importante que tu familia sepa porque te interesa que hagan actividad física, pero si crees que contarles no va a ser suficiente, intenta mostrarles los beneficios que te ha traído. Por un lado si has perdido peso, déjales saber que beneficios de salud te ha significado esto y porque también les puede ayudar a ellos, o si te sientes más energética, invítalos a pasar una tarde haciendo ejercicio contigo para ver como se sienten después. En muchos casos las personas necesitan ver para creer.

Clases de grupo: las clases son motivadoras porque nos obligan a sentirnos más competitivos y dar nuestro mejor esfuerzo, pero también lo son porque una vez que pagamos nos sentimos mal al no asistir. Si crees que hay clases de actividad física que todos pueden hacer y que los puede hacer sentir más inclinados a practicar ejercicio, entonces puede ser una buena idea inscribirse como familia.

Comtepencia: hasta los menos competitivos tenemos un lado competidor dentro de nosotros, por lo que puede ser una forma de motivar a tu familia a involucrarse en tus momentos de actividad física. Propón una meta familiar para el fin de mes y lleva cuentas sobre quien va cumpliendo cuales requisitos. Puede ser beneficioso usar un tablero o una cartelera en la cocina o sala para que todos lo puedan ver y así se motiven a sobrepasarse unos a otros. No hay nada de malo en un poco de competencia amistosa, y al final todos pueden celebrar al ganador con algo divertido.

Apóyalos en sus actividades también: no se trata solo de que tu familia te haga caso en seguir una vida más sana, sino de estar juntos más tiempo en cosas que hagan felices a todos. Por eso, puede ser necesario que des un poco de ti para demostrarle a tu pareja e hijos que los apoyas también en algo que los apasione. Si tu familia siente que tú estás con ellos, se sentirán inclinados a acompañarte en tus momentos de actividad física.

photo: freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.