Salud

Dejar de fumar: ¿ Dejar de fumar engorda?

Por  | 

Son muchas las personas que no quieren dejar el tabaco porque piensan que dejar de fumar engorda, esto en cierto modo es así, pero no es determinante si uno cuida la alimentación y hace deporte. Dejar de fumar no es fácil, es una cuestión de fuerza de voluntad y de observar los múltiples beneficios que uno obtiene cuando deja el tabaco. El tabaco nos provoca cansancio y nos quita mucha energía vital, nos da mal olor, nos envejece la piel e inhibe el sabor de los alimentos que tomamos. Y esto solo es el principio sin atender a las enfermedades que podemos contraer en un futuro quizás no tan lejano.

Con un poco de fuerza de voluntad podemos contrarrestar la parte fisiológica, la abstinencia, pero la más preocupante y dura es la psicológica. Cuando dejamos de fumar sentimos que nos falta algo, nos podemos sentir tristes y abatidos, excesivamente iracundos, con taquicardia o con necesidad de comer compulsivamente.

Por qué dejar de fumar engorda

dejar de fumar engordaLa nicotina es muy adictiva del tabaco cuando la persona fuma, dicha sustancia actúa disminuyendo el apetito, los movimientos musculares a lo largo de todo el sistema digestivo (en especial a nivel de estómago e intestino), necesarios para la digestión de los alimentos.

Actúa también reduciendo la función de la vesícula biliar dificultando el aprovechamiento de los nutrientes de los alimentos.

La nicotina y otros componentes tóxicos actúan directamente sobre nuestro cuerpo. Cuando se deja de fumar el cuerpo acusa una serie de efectos, como son el peso corporal. Realmente dejar de fumar engorda, porque la producción de calor de las personas fumadoras aumenta así como el metabolismo se ve aumentado en unas 200 kcal en comparación con las personas que no fuman.

Otra de las razones es el aumento de adrenalina. En ausencia de tabaco, aumenta el estrés y la ansiedad debido a un mayor estímulo en el sistema nervioso, en este caso lo primero que hacemos es calmar los nervios comiendo más de lo debido, y además alimentos más calóricos y menos nutritivos. Además cuando se deja de fumar mejora el sentido del gusto y del olfato. Se disfruta más de las comidas y queremos alimentos de sabor más fuertes y más calóricos.

Es cierto que dejar de fumar engorda o con toda seguridad ayuda a coger unos kilos de más, pero esto no quiere decir que no podamos paliar tales efectos, en muchas ocasiones debidos más a la ansiedad que a fenómenos fisiológicos. Ir al gimnasio es una buena opción que te ayudará a quemar las calorías de más.

Consejos para dejar de fumar

dejar de fumar engorda o no

Por nosotros mismos mucho podemos hacer, pero una clave crucial para el éxito es el apoyo de nuestros seres queridos. Ellos deben ser un aliciente para el fumador y en el periodo que decida dejar el tabaco de una vez y para siempre, deben ser comprensivos.

Ellos deben entender que cualquier manifestación de irritabilidad, es a causa de la abstinencia de una droga tan potente como la propia heroína. Estamos hablando de fumadores reales, no de personas que se fuman un cigarrillo de vez en cuando.

Si realmente queremos dejar de fumar, que es el primer peldaño, tenemos que deshacernos de ceniceros, cigarrillos y encendedores. Al igual que un guerrero se prepara para afrontar una batalla con su espada y su escudo, nosotros debemos tomar nuestras armas de la voluntad, para vencer los síntomas de la abstinencia.

Las sensaciones de malestar tienen un pico fuerte entre 12 y 24 horas, pasadas 72 horas ya los tubos bronquiales se relajan, la respiración se hace más fácil y aumentan nuestros niveles de energía.

Debemos ser positivos y quitar esa negatividad que nos caracteriza. Tener en cuenta que después de poco tiempo vamos a respirar mejor, estaremos menos cansados, podremos decirle a los demás que hemos dejado de fumar, ahorraremos más y sentiremos mejor sabores y olores.

Otro punto a tener en cuenta son aquellas situaciones en las que tenemos más probabilidades de querer fumar. Estaría bien durante un tiempo evitar aquellas situaciones que llaman a nuestro “amigo” el cigarrillo. El tomar demasiado café o el alcohol nos provocará mayor ansiedad y tendremos más probabilidades de fracaso.

Existen por todas partes muchos métodos, muchos libros, pero sinceramente os digo una cosa; el que deja de fumar es porque realmente quiere dejar de fumar. Si queremos dejar de fumar y fracasamos no hay que desesperarse. Son muchas las personas que han dejado de fumar al cuarto o quinto intento durante su vida. Hay que insistir y lograremos vencer.

1 Comentario

  1. Pingback: Efectos del tabaco en la salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *