LifeStyle

La música, ¿es o no indispensable en nuestra vida diaria?

Por  | 

Según una investigación puntera, las personas somos capaces de escuchar música 13 años completos de nuestra vida, antes de que llegue nuestro día final.

Steven Pinker, creador del libro The Language Instinct (El Instinto del lenguaje), y profesor de Harvard, comenta lo siguiente:

En lo que se refiere a la causa y el efecto biológico, la música termina siendo inútil. Puede ser una combinación similar a un cóctel de drogas que se introducen en el cerebro a través del oído y estimulan nuestros circuitos de placer. No habría ningún tipo de cambio en nuestra especie y estilo de vida si no existiera la música”.

Los músicos, los amantes de la música y de las melodías, seguramente no estén de acuerdo con esta afirmación de Pinker.

Uno de sus detractores es Danivel Levitin, quien se atreve a desafiar a científicos como Pinker, a los que les dice que están totalmente equivocados, en su libro This is your Brain on Music (Este es tu Cerebro en la Música).

Los seres humanos pensamos de forma integral, o esto es lo que asegura Levitin. Por ejemplo, los bebés no piensan al igual que los adultos por lo que su pensamiento no puede ser integral, es sinestésico. Esto quiere decir que no pueden diferenciar la información procedentes de sus sentidos (perciben sensaciones gustativas, escuchan olores, ven sonidos…).

Lo que sabemos de la investigación es que la música está vinculada de forma estrecha con la lengua – el precursor de ella -, pero también está ligado con la memoria. Como dato a destacar diré que las personas con Alzheimer pueden llegar a recordar antiguas canciones, las cuales disfrutaron cuando tenían 14 años.

Apreciamos todas las melodías pero sobre todo aquellas que acompañaron nuestra infancia e incluso, las que escuchábamos a través del vientre de nuestra madre.

Mapa de la música mental

Las personas que nacen y crecen rodeadas de la música occidental forman una especie de “mapa de la música mental” por lo que es complicado que asuman las canciones de otros países, e incluso las creen raras; y viceversa.

Esto lo que pone de manifiesto es que existe un valor perceptual del audio para la música. Un valor que puede ser manipulado por los expertos del sonido. Solo tenemos que prestar atención a las canciones de personas tan conocidas como Pitbull, Kanye West o Cher. Estas personas forman los patrones occidentes y por lo tanto, la mayoría solo quieren escucharlos a ellos.

Los seres humanos somos un poco extraños. Nos gusta la música si podemos predecir cuál será la siguiente frase, pero tampoco nos seduce demasiado que sea predecible.

Al igual que en la mayoría de áreas de nuestra vida, queremos conseguir un equilibrio entre la complejidad que nos sorprende pero también con la sencillez que nos transmite familiaridad y seguridad.

El propósito de la música es adaptativo, centra su atención en enseñarnos cómo prosperar. Por esta razón en la mayoría de gimnasios, tanto de Europa como de América, suele haber música animada o de relajación, dependiendo de para el tipo de clase que sea.

Esta quizás, sea la razón de por qué el Hip Hop ha logrado tener una repercusión y expansión tan elevada a lo largo de América.

Lo bueno y lo malo de la música

La música es una forma de arte y como tal es intangible, por lo que es capaz de aumentar nuestra felicidad sin necesidad de sustituirla por la salud, la riqueza o el ansiado amor; simplemente los complementa. Debemos ser conscientes de que la música es muy buena, pero que también puede volverse en nuestra contra y ser muy desagradable.

Lo que quiere decir es que lo que supone un beneficio para millones de individuos, puede ser una cosa realmente fea para otras. Debes saber que la música tiene desventajas reales. Al comienzo Pinker dejó muy claro que no se puede descartar todo lo que él decía, a pesar de haber sido un poco exagerado en sus afirmaciones sobre este arte.

Opio del pueblo

“La religión es el opio del pueblo”, frase mencionada por Karl Marx. Sin embargo, demostró estar equivocado al decir que las creencias no tienen ninguna finalidad ni sirven para nada. Eso sí, tenía razón al decir que puede llegar a distraer completamente a los seres humanos de sus verdaderos fines en la vida.

Si no lo tienes demasiado en cuenta la música puede llegar a absorber parte de tu tiempo, pero también de tu energía.

Busca un equilibrio

A continuación, realízate la siguiente pregunta: ¿Qué más se puede hacer además de escuchar música en el coche, en la habitación o en la oficina de trabajo?

Si queremos llegar a tener una buena vida hay que tratar de encontrar el equilibrio entre el entretenimiento, nuestro trabajo y nuestro estilo de vida.

¿La música moderna es entretenimiento?

Hay tiempo para focalizar la mente y apagar la música. La publicidad, los medios más conocidos, desean que escuches y descargues música 24 horas al día, cada uno de la semana, del mes e incluso del año.

Halla el equilibrio más adecuado a ti. Encuentra la felicidad en lo intangible, lo que denominamos “buena música”. Eso sí, no dejes que distraiga tu atención de las cosas en las que debes estar centrado.

A continuación una serie de recomendaciones que puedes poner en acción para sacarle provecho a tu tiempo:

  • Escuchar un audio libro acerca del emprendimiento y de la inversión.
  • Escuchar un podcast sobre temas que te gusten y aplicarlos de forma correcta a tu vida diaria.

Es tu tiempo y tu energía, utilízalo para sacarle el máximo provecho con el fin de que tu vida esté en equilibrio.

P.D.: “Sin música, la vida sería un error”. Friedrich Nietzsche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *